jueves, 15 de abril de 2010

Las Serpientes venenosas en Venezuela

Existen más de 198 especies de serpientes en Venezuela, de las cuales apenas un 20% son consideradas serpientes que producen emergencias médicas para el ser humano. Entre estas serpientes están dos familias involucradas: Elapidae y Viperidae.


La familia Elapidae: existen 18 o más especies en el país y comprende las conocidas serpientes de coral, su veneno es considerado como uno de los más letales, pero al mismo tiempo son muy escasos los accidentes, ya que la mordida acontece cuando la persona manipula el animal, y suceden en los pliegues de las manos o en zonas donde la muy pequeña boca de animal pueda morder e inyectar su veneno.

Entre estas serpientes de Coral tenemos algunas muy comunes como la “Coral llanera” (Micrurus isozonus), esta es la de mayor tamaño y en muy común ya que se encuentra en casi todo el país. También está la “Coral rabo de candela” (Micrurus mipartitus ssp) la cual se encuentra en la cordillera central y andina siendo una de las más agresivas, al igual que la más pequeña de las serpientes de coral que comúnmente le llaman candelilla (Micrurus dissoleucus dissoleucus) de igual forma muy agresiva, sin embargo, la frecuencia de accidentes por Micrurus son escasos.

Uno de sus comportamientos defensivos más notables, es el de levantar su cola aplanada en forma de resorte y esconde su cabeza debajo de su cuerpo de manera de protegerse, no lanza a morder a menos de ser provocada y tiende a ser un animal muy escurridizo y gran escapista, la dieta de estas serpientes en su mayoría son las serpientes pudiendo ser de la misma especie inclusive.

La familia Viperidae: comprende a las serpientes venenosas las cuales corresponden a las Mapanares, Cascabeles y la Cuaima, estas son de extrema peligrosidad no solo por su condición de ser serpientes venenosas, sino también por su comportamiento sumamente agresivo sobre todo en las Mapanares, al mismo tiempo su conservación y la de las demás serpientes es de alta importancia ya que gracias a su veneno hoy en día se desarrollan medicamentos, a pesar de ser peligrosas las cascabeles se podría catalogar con una serpiente noble, ya que ella nos anuncia su presencia con su cascabel cuando estamos cerca de ella o cuando se siente amenazada, de igual manera las mapanares y la cuaima agitan su cola en señal de alerta.

Estas serpientes mapanares normalmente se les suele encontrar a las orillas de los riachuelos cuando están en estado juvenil, ya que en estas orillas consiguen su principal alimento en esta etapa de vida alimentándose principalmente de ranas y algunos lagartijos, de adultos tienden a comer presas más grandes principalmente roedores, aves etc. Entre las especies más relevantes se encuentra la Tigra Mariposa (Bothrops venezuelensis), Mapanare Guayacán (Bothrops asper), Mapanare del Sur (Bothrops atrox) Saltona (Porthidium lansbergii rozei) entre otras.

En el caso de las cascabeles están ampliamente distribuidas en el país, se le encuentra en zonas bajas, así como en montaña, como por ejemplo la cascabel común (Crotalus durissus cumanensis) la cual predomina en todo el país, también existen otras subespecies cuya condición es endémica como por ejemplo la cascabel negra (Crotalus durissus pifanorum) y la cascabel de Uracoa (Crotalus durissus vegrandis), las cuales se encuentran en Guárico y Monagas respectivamente. Estas serpientes son de actividad nocturna y son una pieza fundamental en el control natural biológico de roedores y otras plagas.

Por último, tenemos a la famosa Cuaima Piña (Lachesis muta), esta serpiente es la única de su género en el país y representa la serpiente venenosa de mayor tamaño en Venezuela, llegando a medir hasta unos 3 metros de longitud y se encuentra hacia los estados del sureste de país, esta serpiente inyecta grandes cantidades de veneno por ello es tan peligrosa.

Las serpientes, “Animales incomprendidos, amados por unos y odiados por otros”
 
Desde hace unos 150 millones de años, como acontecimiento evolutivo un grupo de reptiles perdieron sus extremidades y empezaron a ser serpientes, porque ocurrió esto? nadie en realidad lo sabe con seguridad, pero sea cual sea la razón, fue un acontecimiento muy exitoso, ya que la serpiente, se adaptó a una gran cantidad de ecosistemas en los cuales sin duda ha resultado ser una clave importante dentro de la naturaleza.


Venezuela es sin duda uno de los países con una gran variedad de serpientes, esto gracias a la diversidad que ella posee, siendo considerada como un país mega diverso en especies, a pesar de esto, la serpiente en nuestro país ha padecido de una reputación algo injusta, debido a la gran cantidad de mitos y leyendas alrededor de ella, convirtiéndola en la mala de la película.

Esta cultura sembrada por muchos años en Venezuela, puede cambiar si se empieza a comprender que todo esto es debido al desconocimiento. En algunos países de Europa, Estados Unidos y otros países se practica un nuevo hobbie conocido como herpetocultura, el cual ha venido creciendo durante los últimos 20 años. La herpetocultura ha llegado a convertirse para muchos de sus practicantes en un negocio muy lucrativo, pudiendo ganar hasta 20 mil dólares por una serpiente. En Venezuela esta práctica no es legalmente permitida, incluso hasta en las más recientes leyes aún ésta práctica no ha sido aceptada. Esto ha dado pie a que esta interesante actividad sea practicada de forma ilegal.

La falta de una legislación que establezca normas de tenencia y comercialización crea un conflicto, ya que por omisión no se castigan a quienes las matan, pero si dificulta establecer a quienes buscan reproducirlas en cautiverio o conservarlas, de hecho el cautiverio ha sido para muchos una gran fuente de enseñanza ya que se pueden apreciar comportamientos que en vida silvestre serian difíciles de observar.

¿Qué hacer frente a un caso de envenenamiento ofídico?

La ubicación geográfica de nuestro país, en la zona de los trópicos, hace de él, una zona característica de envenenamientos por ofidios de gran importancia médica. La familia Viperidae sub familia Crotalineae y en especial las serpientes del género Bothrops (mapanare) son las responsables del 80% de los envenenamientos ofídicos, debido a su amplia distribución en bosques húmedos, márgenes de ríos y quebradas, aunado a su comportamiento agresivo.


El 15 % de los envenenamientos ofídicos ocurridos en nuestro país se deben al genero Crotalus (Cascabel), aunque su incidencia es baja, su letalidad es alta. Es una serpiente poco agresiva, de hábitos nocturnos y se encuentra normalmente en regiones xerófitas del piso tropical, sabanas, piedemontes de zonas secas, con temperaturas medias anuales de 28 grados centígrados y baja humedad atmosférica

El envenenamiento micrúrico (Coral) es uno de los envenenamientos ofídicos menos reportados, esta especie es la responsable del 0.5% de los envenenamientos en el país, su distribución es amplia en todo el territorio nacional.

Primeros Auxilios

1. El traslado debe ser lo más pronto posible, no pierda tiempo con paradas innecesarias, el paciente necesita el inicio de la sueroterapia.

2. Mantener el paciente en reposo, evitando en lo posible que se movilice por sus propios medios, ya que la distribución del veneno se ve favorecida.

3. Si es posible, mantenga la extremidad afectada a nivel del corazón, es decir, al mismo nivel de la camilla, para disminuir la formación del edema y minimizar la distribución del veneno.

4. Permitir que la mordida sangre.

5. Proceder a realizar la limpieza de la herida en lo posible con agua y jabón y en el mejor de los casos, con jabón yodado (asegúrese que el paciente no sea alérgico), pero también es eficaz con agua limpia

6. Tratar de identificar la especie responsable, ya que podría resultar de gran utilidad la descripción de la misma en el centro asistencial.

CONTRAINDICADO: El uso del torniquete, la crioterapia, la incisión o corte, la succión de la herida, descarga eléctrica; están contraindicados dado que puede empeoran el cuadro clínico

Abstenerse de administrar cualquier tipo de bebidas alcohólicas o estimulantes como café, té, drogas de abuso (cocaína), anfetaminas y evite el consumo de alimentos, ya que existe la posibilidad de emesis y con ella la broncoaspiración.

El paciente debe ser hospitalizado para la administración del suero. EL SUERO ANTIOFÍDICO ES EL ÚNICO TRATAMIENTO EFECTIVO en caso de mordedura de serpiente, el paciente debe recibir la cantidad adecuada lo antes posible.

¿Qué es el veneno de serpiente?

El veneno de serpiente es una secreción amarilla, blanca o incolora producida por las glándulas salivales modificas localizadas a los lados de la cabeza de la serpiente, y es proyectado a través de los colmillos huecos cuando la musculatura esquelética de los alrededores de la glándula son contraídos, causando un aumento en la presión de la glándula forzando la salida del veneno; el veneno es utilizado para la captura y digestión de la presa, el sistema de captura de la presa por estas serpientes es uno de los más especializados mecanismos de los vertebrados. Mitos en la colectividad

Lo peor que le pudo pasar a las serpiente es que se le involucrara en el pecado original donde “La serpiente representa a Satanás” quien significa el mal, siendo este animal muy odiado y repudiado por la sociedad desde tiempos antiguos, desde entonces se le atribuyen maleficios fantasiosos, que la han convertido en el enemigo del hombre, por su parte el cine le ha sacado provecho, adjudicándole poderes sobrenaturales con tamaños descomunales, así como un “apetito no controlado por ingerir humanos”, este mito es atribuido a las grandes y musculosas constrictoras como pitones y anacondas, se sabe de algunos relatos de niños pequeños devorados por anacondas en la orilla de los ríos y lagunas donde habitan, sin embargo es difícil que un reptil de grandes dimensiones (3-4 mts de longitud) logre engullir un ser humano de 1.80 mts de longitud.


Otro mito muy arraigado en la población es que “las serpientes persiguen a las personas” sin embargo no hay registro de este tipo de actividades, es atribuido al comportamiento defensivo que adoptan muchas de ellas en el momento de sentirse acorraladas, así mismo las serpientes son involucradas en mitos mas fantásticos como que son capaces de “tomar leche del seno materno” Tal mito es completamente falso ya que, la lengua de las serpientes es delgada y bífida, sus labios rígidos, por lo que no los pueden adaptar para mamar, en cambio los mamíferos tenemos lengua y labios musculosos que se adaptan al pezón de la madre.

Otro mito muy frecuente es “las serpientes pican por la cabeza y la cola” , “Las serpientes pican con la lengua” lo primeros que debemos destacar es que las serpientes no pican, ellas muerden y poseen una estructura dentaria muy especializada que les permite inyectar el veneno, por otra parte hay que mencionar que la dentición de las serpientes no cumple la función masticatoria sino mas bien les permite sujetar a sus presas, ahora decir que pueden causar daño tanto por la cabeza como por la cola es atribuible a las corales (Micrurus) y a otros colúbridos que adoptan estas posiciones de esconder la cabeza y levantar la cola para su defensa.

Ahora en cuanto al momento que ocurre un incidente ofídico otro gran nube de misterio envuelve este hecho en nuestra población, las creencias que hayamos en nuestros pobladores es que “las mordidas de serpientes se curan a través de rezos” que aplica el chaman o curanderos de la zona, hecho totalmente fortuito ya que si bien ellos son testigos de curaciones milagrosas de mordeduras por serpientes, seguramente estaban frente a una mordida seca (mordida sin inyección de veneno), así mismo encontramos “la aplicación de remedios caseros” como: bebedizos, ingesta de bebidas alcohólicas, estimulantes como el café, o algún tipo de alimento o también conseguimos la aplicación de cataplasmas de café, kerosene, limón, orina de hombre, excrementos de vaca, en el sitio de la mordedura, técnicas inútiles que no brindan ningún beneficio, sino empeoran el cuadro clínico que puede estar desarrollando el paciente envenenado.

No podemos dejar de mencionar, “la aplicación de técnicas perjudiciales y contraproducentes” que están muy arraigados en el conocimiento popular, entre ellas la aplicación de torniquete, corte y succión en sitio de la mordedura, así como, aplicación de hielo o descargas eléctricas, se ha demostrado basado en la evidencia científica que son ineficaces y podrían complicar el cuadro clínico en muchos casos llegando a la amputación del miembro afectado.

Así pues, estos y muchos otros mitos son los que se relatan de generación en generación resaltando ese toque místico y fascinante que han despertado las serpientes desde tiempos antiguos.

Recordemos que estos animales son indispensables para el equilibrio en la naturaleza y como toda especie, ameritan respeto y merecen su espacio.



El veneno de serpiente, es una mezcla compleja de polipéptidos y proteínas, farmacológica y toxicológicamente activas, tales como las neurotoxinas: convulsina, crotoxina, crotamina y girotoxina, además de enzimas con actividad parecida a la trombina y componentes con propiedades analgésicas. Los diferentes componentes del veneno interfieren en funciones del organismo con actividades cardiotóxica, hemotóxica, miotóxica, neurotóxica, nefrotóxica y vasoactiva.


Se ha demostrado la variación intra-especies en los venenos de serpientes de América del Sur, así como, del veneno de varios especimenes en Venezuela; la marcada diversidad cualitativa y cuantitativa de la actividad biológica que se observa en el veneno de las serpientes se puede atribuir a varios parámetros como: edad, localización geográfica, hábitos alimenticios, clima, procedimientos de extracción de veneno, habilidad para cazar y diferencias genéticas.


Pero debemos destacar que el veneno de serpientes también poseen utilidad médica no sólo para obtener el antídoto en caso de la mordedura por serpientes, sino también en estudios que han demostrado que ciertos componentes del veneno podrían eficaces y de utilidad en los desórdenes cardiovasculares, se han conseguido aislar enzimas similares a la trombina útiles en la terapia anticoagulante, además se trabaja con las métalo-proteínas en el tratamiento del cáncer, estos hallazgos abren un abanico de posibilidades para la producción de fármacos de mayor potencia.

Textos: Geraldine Guerrero y Luis Alejandro Rodriguez J.
Fotos: Luis Alejandro Rodriguez J.