jueves, 6 de mayo de 2010

Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta sobre las serpientes venenosas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó un sitio de internet destinado a ayudar a reducir el número de personas que cada año mueren o sufren los efectos de mordeduras de serpientes venenosas. Según estima la organización, cada año 2,5 millones de personas son mordidas por los reptiles y unas 100.000 personas mueren a causa de su veneno.

El sitio en internet provee una base de datos con una amplia guía fotográfica de todas las especies de serpientes venenosas por cada área del planeta.

La intención es brindar información sobre qué hacer en caso de una mordedura, saber reconocer si la serpiente es o no venenosa y ofrecer consejos sobre los medicamentos antivenenosos apropiados para cada especie.

Lembit Rago, funcionario de la OMS, dijo que en muchas partes del mundo la mordedura de serpientes es un problema de salud que ha sido descuidado.

La iniciativa de la OMS tiene importancia vital ya que según sus expertos, los países sufren una carencia de los muy específicos sueros antiviperinos, así como información sobre estos medicamentos.

"Muchos países no tienen acceso a los antivenenos que necesitan. Otros usan sueros que nunca han sido probados contra un tipo específico de serpiente venenosa. Muchas veces las personas que sufren mordidas no pueden recibir el tratamiento correcto que necesitan", expresó Carissa Etienne, asistente ejecutiva de la OMS.

Situación global

Quienes sobreviven a una mordedura de serpiente venenosa, pueden acarrear otros síntomas para toda la vida.

Unas 300.000 personas sufren amputaciones y otras discapacidades cada año.

Las mordidas y la posterior inoculación del veneno, dependiendo del lugar donde sea inyectado, pueden causar parálisis, fallos pulmonares y cardíacos.

También son comunes las hemorragias, fallos irreversibles en los riñones y daños severos de tejidos que traen consigo amputaciones.

Según la OMS, este proyecto sólo puede funcionar con la contribución global de los gobiernos, productores de medicamentos, investigadores y autoridades sanitarias.

La institución instó a los gobiernos locales a determinar qué sueros necesita cada país, así como a mejorar la información a la población de cuáles son las especies más peligrosas de cada área.

Fuente: BBC Mundo