sábado, 14 de agosto de 2010

LA OMS ALERTA SOBRE LA ESCASEZ DE ANTÍDOTOS PARA MORDEDURAS DE SERPIENTES

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido nuevas directrices sobre cómo producir, regular y controlar los antídotos contra las mordeduras de serpientes, informa EFE.

Estadísticamente, cada año alrededor de cinco millones de personas son mordidas por una serpiente. La mitad de ellas se envenenan y de éstas 100.000 mueren y otras 300.000 sufren amputación de algún miembro o padecen una discapacidad permanente. Las mordeduras de serpientes venenosas pueden causar parálisis de los pulmones, hemorragias, obstrucción irreversible de los riñones y destrucción de tejidos.

A pesar de esta triste realidad, la OMS ha detectado que por ahora no hay suficientes ni adecuados antídotos en el mercado en general, ni en los países donde deberían estar en particular, especialmente en las zonas tropicales de África, Asia y América Latina. La entidad alerta de que muchos productores hace años que dejaron de fabricar tales medicamentos y los que continúan, venden los antídotos a precios inaccesibles para las personas que los necesitan.

Los datos de la OMS muestran que la total escasez de antídotos es inminente en África y en algunos países de Asia. Asimismo, la entidad ha creado una página web especial en la que se puede encontrar qué tipo de serpientes viven en cada país, cuáles de ellas son potencialmente venenosas y cómo deben tratarse los pacientes que son mordidos.

Esta información se distribuirá entre los funcionarios de salud pública, los reguladores nacionales de medicamentos, las agencias de compra, los productores de antídotos, los profesionales de la salud y la población en general.

Fuente: actualidad.rt.com

viernes, 13 de agosto de 2010

Serpentario del Núcleo Anzoátegui: Dos décadas entre docencia, investigación y extensión

Más de 130 ejemplares vivos en lo que a serpientes se refiere, se encuentran en el serpentario del Núcleo Anzoátegui de la Universidad de Oriente, representando la mayor parte de las especies venenosas existentes en el país, por lo menos 20 de ellas. En el serpentario también existen más de 150 animales muertos que han permanecido bien conservadas para su estudio.

En Venezuela existen ocho familias de serpientes, de las cuales sólo dos son venenosas: las Viperidae y Elapidae, en la primera de ellas se incluyen las cascabeles, las mapanares o macaguas y la cuaima, mientras que la familia Elapidae esta representada por las Corales.

La iniciativa, de este serpentario, nació de la mano del Profesor de la Cátedra de Medicina Tropical de la Escuela de Ciencias de la Salud, Demetrio Kiriakos en 1989, cuando comenzó a tener los ejemplares en su casa, para luego en el 2002 llevarlos al Núcleo y ubicarlos en el área de morfología, su sede actual. La mudanza del serpentario llevó consigo la incorporación de colaboradores y estudiantes en ayudantia técnica, además de recursos asignados por la Universidad, desde el 2007.

Entre los objetivos principales de crear el serpentario dentro de la institución resaltaban: docencia, capacitación e investigación estimulando a los bachilleres y personas externas a la comunidad universitaria. . “El impacto de la primera reacción es maravilloso y eso favorece el aprendizaje”, afirma satisfecho el docente.

En el serpentario la actividad de docencia es primordial, acompañada por la de extensión y educación. Por sus espacios han pasado no sólo estudiantes de medicina, sino también pequeños estudiantes de escuelas primarias, hasta grupos de rescatistas y bomberos, por mencionar solo algunos.

La idea no es sólo que se conozcan los tipos de serpientes, sino como manipularlas adecuadamente. La proliferación de estos animales, según comentó el profesor, se ha dado con mayor porcentaje hacia las zonas periféricas de la ciudad o en aquellas que limitan con cerros, especialmente en el sector Colinas del Neveri de Barcelona. Siendo la especie más frecuentemente hallada las corales, muy delicadas, con anillos de colores negro, rojo y blanco que rodean su cuerpo.

La colección ha crecido con el tiempo porque ya no es sólo el profesor Kiriakos el responsable de salir a recolectarlas, su incursión e influencia ha sido tan positiva que personas de la comunidad intra y extra universitaria contribuyen con serpientes vivas o muertas, que encuentran en sus hogares o simplemente lo llaman para que las recojan.

Docencia e investigación

La labor de investigación que se ha realizado durante estos años no queda en ningún momento relegada, y es que en estos espacios el profesor Kiriakos extrae el veneno de las serpientes, para conocer su efecto y el alto potencial farmacológico que muchos de ellos posee.

Es allí donde se aprenden no sólo los tipos y características especiales de cada animal sino además el veneno que producen, fuente matriz que llevará a la elaboración del suero.

En el serpentario se hizo necesario paralelamente la creación de un bioterio, para la cría de ratones que sirven de alimento para las distintas especies vivas que permanecen en cautiverio, consumiendo un promedio de 200 ratones quincenales.

DEMIPIES

EL Doctor Demetrio Kiriakos, comenzó como colaborador con la Universidad en 1988 en el área de animales venenosos y para facilitar el entendimiento de su cátedra de Medicina Tropical, comenzó con la búsqueda y recolección de ejemplares vivos para mostrarlos a los estudiantes, haciendo más fácil su conocimiento y entendimiento.

En cuanto a los animales del Bioterio se encuentran ratones albinos de la Cepa NMRI, por ser de los más grandes y de los menos exigentes en lo que a condiciones para reproducción se refiere. Mientras que las ratas albinas son de cepa impura.

Miércoles, 11 de Agosto de 2010 10:15
Lic. Gerlyn Buccé Salazar C.N.P. 7.856
Noticias - Universitarios