jueves, 20 de junio de 2013

Miranda posee suficientes sueros antiarácnidos y antiofídicos

En el Tuy hay numerosos emponzoñamientos escorpiónicos

Asimismo, la Dirección Estatal de Salud de Miranda recomienda medidas de prevención en el hogar y en espacios rurales. Hospitales de referencia atienden casos de mordeduras de serpiente y ataques de escorpiones.

Con los preparativos de vacaciones escolares y el consecuente incremento de viajeros a campamentos, casas recreacionales y áreas rurales, la Dirección Estatal de Salud de Miranda extiende un llamado a la prevención para evitar emponzoñamientos de escorpiones y mordidas de serpientes, a la vez de informar que los establecimientos de las zonas endémicas están dotadas de sueros para el tratamiento de estos accidentes.

Joel Loaiza, director estadal de Epidemiología, detalló que el Distrito Sanitario N 2, correspondiente a Valles del Tuy, es el área en la cual hay mayor incidencia de emponzoñamiento escorpiónico, pese a que son episodios escasos y que no revisten complejidad porque las pocas personas afectadas son referidas con prontitud al hospital general Simón Bolívar y otros centros del segundo nivel de atención.

También en el Hospital Victorino Santaella de Los Teques, correspondiente al Distrito Sanitario N 1, los casos que se registraran en Altos Mirandinos recibirán tratamiento a la brevedad: "En 24 años, no hemos registrado muertes por la prontitud con la cual se trabaja", apuntó.

Insistió el especialista en que la higiene ambiental y la continua revisión de cortinas, ropas en armarios y anaqueles, calzados, mobiliario y espacios domésticos donde se acumulan enseres, son imprescindibles para no ser sorprendido por estos artrópodos, siendo el género Tityus el más visto en la subregión, cuyo emponzoñamiento es doloroso y puede causar pancreatitis aguda que amerita la atención por personal profesional con suero antiescorpiónico, esteroides e hidrocortisona.

En el caso de mordedura de serpientes, consideró el epidemiólogo que la especie agrede como una reacción instintiva cuando su territorio es invadido dentro de su hábitat, siendo Valles del Tuy (Distrito N 2) y la región de Barlovento (Distritos sanitarios N 4, 5 y 6) donde hay mayor presencia de ofidios en zonas agrícolas, por lo que advirtió que la prevención debe observarse en caminos boscosos, áreas rurales y en casas donde se dejan objetos almacenados.

De producirse el accidente, Loaiza describió que en la zona de la mordedura del ofidio de inmediato se forma una ampolla, hay que limpiar el área, no aplicar torniquetes que solo favorecerán una necrosis y trasladar lo más pronto al paciente al hospital más cercano para análisis de factores de coagulación.

En estos casos, de acuerdo con la información especializada, a la persona se le aplicará antibióticos contra infección de la mordedura, esteroides y el suero antiofídico polivalente, cuya presentación es de cinco ampollas, cada una de 10 mililitros, que incluye antídotos para neutralizar el veneno de diversas especies ofídicas propias de Venezuela, entre éstas crotálicos y botrópicos.

Puntualizó el epidemiológo que tanto el suero antiescorpiónico como el antiofídico son distribuidos dependiendo la cantidad que envía el Ministerio del Poder Popular para la Salud, de acuerdo a las zonas con prevalencia de un caso u otro. En la actualidad la Dirección Estadal cuenta con ambos productos elaborados exclusivamente por el Centro de Bioecnología (Biotecfar) de la Facultad de Farmacia de la Universidad Central de Venezuela.

Fuente: El Universal